Zancadas en Behobia-San Sebastián

Resultado de imagen de behobia 100 años

 

En la edición del centenario de la carrera Behobia-San Sebastián, nuestros corredores de Zancadas lo han dado todo. Ni la lluvia, ni el frío, ni el granizo han podido con las horas de entreno y la ilusión que llevaban los tres a esta mítica prueba.

Y como leerlo de sus propias palabras es casi tan emocionante como vivirlo… aquí os dejamos su testimonio.

 

 

DAVIZ:

Que la Behobia es una carrera especial lo pude comprobar mucho antes de correrla, incluso de pensarla. Recuerdo mis primeros días en Zancadas cuando aún estaba un poco vergonzosillo y escuchaba mucho pero no entendía demasiado… Ahí es cuando empecé a escuchar Behobia sin saber muy bien que sería eso. Fue precisamente la persona con la que me di el último abrazo antes de empezar el domingo la carrera, Jose Luis, la que me explicó que era y el por qué tenía tanto nombre, por lo que, tras buscar un poco de info por internet, no dude ni un segundo en inscribirme.

El fin de semana fue perfecto, tuve la suerte de poder subir con la familia, normalmente para las carreras cuento con el acompañamiento de Adela, a la que algún día engañaré para que se quite el miedo de empezar a correr carreras, pero esta vez además pude contar con mi familia que, dado el entorno en el que se corría, no dudó en venir a arroparme. Finde de pintxos, cervecitas, carnes a la brasa y buena compañía, nada podía fallar.

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, personas de pie

La carrera en sí fue un rock&roll de los fuertes, amenazaba con llover bien y vaya si lo hizo, pero poco nos importó a los que allí estábamos. Durante la salida aguantó un poco, momento perfecto para poder ves a Jose Luis y hacernos la foto para el grupo.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior

Una vez que salimos, comprobé porqué esta carrera es tan especial, cientos de personas en la calle, con la que estaba cayendo, animando sin parar a todos los que pasábamos, que no éramos pocos (33.500). Una organización de 10 que cuidó hasta el mínimo detalle y un recorrido muy bonito pasando por pueblos con enorme nombre e historia dentro de Guipuzkoa como Behobia, Pasaia o Errenteria, para acabar entrando en Donosti con una panorámica de la parte vieja digna de foto, que te indica que ya pasó lo peor y que quedan los últimos metros de disfrute.

En lo personal, llegaba a la carrera en un buen momento, además de disfrutarlas había conseguido hacer buenos tiempos, fruto del trabajo de los martes y jueves, con esos locos de montaña con los que cada entreno es un aprendizaje. Pero siendo sincero, poco me importan los tiempos, me plantee la carrera únicamente para disfrutarla y vivirla, y si además salía buen tiempo pues eso que ganaba, pero no era lo primordial.

Al final, 1 hora y 27 minutos, un recuerdo imborrable y un fin de semana de 10 arropado por los míos. Ojalá el año que viene subamos una cuadrilla de Zancadas y dejemos la esencia del amarillo por estas tierras.

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, primer plano y exterior

MARTA

Qué decir de la Behobia-San Sebastián, esa carrera mítica que en esta edición se cumplían 100 años desde la primera vez que se corrió (aunque esta era la edición 55).

Ya llevábamos un par de años Mario y yo pensando en hacerla, pero este ha sido el año que han  cuadrado  las fechas. Y allí nos fuimos toda la familia.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie, árbol, cielo, niño(a), exterior y naturaleza

Al principio un poco de bajón al conocer la previsión del tiempo… Mucha lluvia y viento. Pero poco a poco me fui mentalizando y eso pasó a un segundo plano.

Recoges el dorsal y empieza la cuenta atrás. Emoción y nervios, todo junto. Amanecimos el domingo con lluvia y frío, y lo que al principio parecía un inconveniente, se convirtió en un aliciente más. A medida que llegas a Behobia y ves a todos esos corredores tan motivados empiezan las ganas de empezar. Dan la salida y sube la adrenalina.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo

Hay tanta gente que casi no se puede correr y tanta animación que sin darme cuenta llego al kilómetro 5. Sigue lloviendo pero ya casi ni lo noto. En la subida a Gaintxurizketa empieza a granizar y parece mentira pero sigue habiendo gente animando y a pesar del viento y el frío los pelos de punta al llegar arriba. Ya estoy en el 8 aprovecho para recuperar un poco y en seguida en el ecuador de la carrera. Muy emotivo el paso por el Errentería lleno de gente animando y como el nombre va en el dorsal, la gente te anima, ¡vamos Marta! y parece que estás en casa ¡¡¡Subidón!!!

Cuando me quiero dar cuenta estoy subiendo la cuesta de capuchinos y ya en el kilómetro 14 veo a Pablo que me anima, ¡Venga, no queda nada!…

Y a punto de afrontar la última subida en el 16 me encuentro con mi hija Raquel que me estaba esperando para correr conmigo el final de la carrera…justo cuando empezaban a faltarme las fuerzas recordé todos los entrenos, los momentos especiales, los ánimos, Natalia, Dani, Lucía, Patri y muchos compañeros más, porque si de algo iba sobrada era de ánimos de este club que está lleno de gente increíble. Así que los últimos 4 kilómetros fueron para disfrutar del trabajo hecho, de la compañía y como no, del ambientazo de San Sebastián.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pie

JOSÉ LUIS

Bueno voy a empezar mi comentario sobre la Behobia por el martes anterior, en el que me sentí super decepcionado por no poder terminar el entreno debido a unas molestias en la pierna derecha que llevo arrastrando 2 meses. Tan mal me fui que me pasó por la cabeza suspender el viaje, pero tenía ya implicada a la familia y los amigos de allí, así que no había vuelta atrás, no entrene más esa semana y las molestias iban remitiendo, así que me iba animando. Pusimos rumbo hacia Irún el viernes ya mucho mejor, el sábado por la mañana fuimos a la feria del corredor y ahí empezó la Behobia.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie

El ambiente era tremendo, pasamos la mañana por allí y luego unas cervezas, a comer y la tarde de agua que se presentó no nos dejó otra opción que descansar (una buena película, unos aperitivos), cenar y a la cama a reponer fuerzas. Llegó la mañana del domingo y empiezan los nervios. Tomo un buen desayuno y no paro de mirar por la ventana No para de llover, pero ya eso no importa, me he puesto la camiseta de Zancadas y voy al lío, me voy al cajón de salida en el que había quedado con David, nos hacemos una foto, nos deseamos suerte y empieza la carrera. Al principio la cabeza piensa mucho en si aparecerán las molestias, pero la animación de la gente enseguida te meten de lleno en la carrera, los kms van cayendo y me voy encontrando fenomenal, ni me creo los tiempos que voy haciendo, cuando me doy cuenta giro a izquierda y me encuentro con la recta final y bua , me da un subidón y me dejo todo lo que me queda en el cuerpo hasta pasar la meta, allí me espera mi mujer, mi hija y los amigos, besos y felicitaciones y es cuando recoges la recompensa de todo el trabajo hecho, una carrera super recomendable y como no Zancadas ha estado muy bien representada, gracias Zancadas.

La imagen puede contener: una persona, de pie y exterior