San Silvestre Vallecana Zancadas

enero 5, 2020

La San Silvestre es un momento único para todos los corredores que tomamos la salida. Os compartimos la experiencia de varios compañeros de Zancadas:

«Mira yayo, como tú, vamos iguales», la carrera de Juan Carlos.

Esta carrera se preparó con el corazón desde 20 días antes, para mí ha sido la mejor porque cerca de la meta me esperaba un Zancadín para recorrer los últimos metros junto a mí.

La imagen puede contener: una o varias personas

En la salida me junte con José Luis que iba con su familia y Juanjo. Fue muy emocionante salir con quienes comparto lluvia, sol y frío entre risas y bromas martes y jueves. Pero la impresión mayor fue saber que ambos me iban a acompañar para recoger a mi nieto.

La imagen puede contener: 14 personas, personas sonriendo, multitud y exterior

Comienza la carrera, subida de Concha Espina, Zancadas pisa firme y con fuerza, se hace notar su color amarillo entre tanta corriente verde. En Serrano la gente se cruza y casi caigo al suelo, pero allí estaban Juanjo y José Luis para impedir lo que parecía inevitable. Seguimos bajando, con la decisión unánime, visto lo visto, de disfrutar y sentir la carrera zancada a zancada.

Qué preciosidad ver Serrano llena de corredores y las aceras con público animándote.

Qué maravilla cuando llegas a la Gta. Emperador Carlos V, oyes la música que se introduce en lo más profundo de tu cuerpo y te vienes arriba. Giras a Avda. Ciudad de Barcelona, notas que el grupo ha disminuido. ¿Dónde está Juanjo? Te dan ganas de reducir para esperar, le llamamos a gritos, no responde, tal vez esté delante o ha quedado bloqueado entre grupos. Se decide seguir.

Solo quedamos José Luis y yo de los seis que habíamos comenzado.

Ya vemos la gran Albufera, no me importa, sé que mi premio está a 300 metros de la meta, no siento nada de cansancio, solo alegría de recibir una sonrisa cada vez más cerca.

José Luis me guía, me retiene, me anima, sabe que le voy a dejar solo al entrar en meta  mientras me quedo con mi nieto y no le importa, sigue junto a mí.

Entramos en Martínez de la Riva y nos colocamos uno a cada lado de la calle para que no nos pasemos del punto de recogida.

Por fin oigo que me gritan y el vello se me eriza, «dámelo, lo tengo». Comienzo a sentir el momento.

«Vamos Eric que ya llegamos» No siento la oscuridad de la noche, solo que me lleva de la mano un Zancadín con su camiseta que se puso por la mañana por si no le daba tiempo.

«Mira yayo, como tú, vamos iguales».

Los focos nos alumbran, no distingo a la gente, parece que vamos solo, agarrados de la mano.

Por fin la línea de meta y allí estaba José Luis para inmortalizar ese momento.

 

“Ni lágrimas me salían de la tensión”, el esfuerzo de Loli.

Empezamos a tope de gama en el parque Bellavista con Oli dándonos instrucciones sobre cómo tenemos que cuadrarnos para hacer una foto auténtica, o sea que ya hay risas a tope.

En el autobús vamos quitándonos esos nervios previos de la carrera con Juan Carlos provocando muchas risas y José Luis hablando sobre las cuestiones de las carreras.

Llegamos a la zona de salida y empezamos a buscar a Dani por un lado y Bea por otro. Nos perdemos, no sabemos por dónde hay que ir a los cajones, para arriba para abajo, parecemos niños que nos han soltado del colegio.

La imagen puede contener: 20 personas, personas sonriendo, multitud

Foto de rigor todos juntos y empezamos a colocarnos y tomar decisiones: Marta y yo vamos con la oleada guay, la popular 100%, la última, y así podemos disfrutar del grupo.

Comienza la carrera, imposible moverse, intento adelantar y Antonio diciéndome: “Despacio Loli, despacio, vamos con el grupo”. Cogemos carrerilla, izquierda-derecha manteniendo ritmo, y aceleran y yo muerta. Judith y Susana cogen ventaja, Borja y Oli vigilan el grupo, llegamos a Ciudad de Barcelona buscando a la madre de Judith, y ahí yo ya flaqueo pero aprieto los dientes.

Borja tira de mí y le digo que siga, que yo no puedo, ni lagrimas me salían de la tensión. Llega el final, pasillo de luces y yo dando todo lo que se puede.

Y meta el equipo esperando. ¡Sois todos enormes! Gracias equipo Zancadas, sois increíbles.

 

“Increíble ir en familia”, la San Silvestre de José Luis

Esta San Silvestre ha sido especial, después de muchos años recogiendo a mi hija desde pequeñita para entrar en meta este año la hemos hecho mi mujer mi hija y yo juntos. Ha sido muy emocionante y si a eso se le añade la compañía de Zancadas una tarde noche irrepetible.

La imagen puede contener: una persona, de pie, árbol, cielo, multitud, exterior y naturaleza

 

“Correr con la élite mundial”, San Silvestre Vallecana Internacional, el reto de Pablo

Poco se puede añadir…el nombre lo deja claro. Una carrera histórica que ha crecido hasta ser el mejor 10k del mundo. Todo es especial…el día, el recorrido, el ambiente, la noche de Madrid, los atletas…

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior

Una vez al año me siento especial.

Una vez al año puedo correr con la élite mundial.

Una vez al año disfruto 100% de esta bendita locura.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, multitud

Para mí esta carrera es un premio a los deberes bien hechos durante el año. Se vive con muchos nervios y con muchos sentimientos diferentes, porque solo esta carrera hace que se te acelere el corazón de esa manera. El resto es dejarse llevar y hacer lo que más me gusta… Correr, correr sin control con el corazón en la boca. Porque esta carrera es así, una estampida loca por las calles de mi ciudad para acabar en el barrio donde crecí. No se puede pedir más.

 

“Con una sonría de oreja a oreja”, los 10k de Josillo

Último día del año, me levanté con una sensación especial, es el día de la San Silvestre y Zancadas iba a estar presente, en la popular y la profesional.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sentadas

Comida anticipada y al Bellavista, allí estaban los compis esperando para coger el bus, risas, fotos y al Bernabéu, donde nos esperaban más compis. De nuevo más fotos y a nuestros cajones de salida, una horita de cantos, fotos, vídeos, risas y ganas de pasarlo bien.

Pistoletazo de salida y al tajo, a correr por Madrid, bajada a Serrano y decidimos ir juntos, fue genial y maravilloso, muchas risas y así hasta el final, otra vez al bus, y todos con una sonrisa de oreja a oreja. En resumen: impresionante.

 

“Yo despacito, que quiero acariciar Madrid”, la carrera de Bea Campanilla

No me la perdería por nada del mundo. Esos días hay muchos planes alternativos, viajes, escapadas… pero siempre me las arreglo para tomar la salida esa tarde. En el cajón más lento, donde más apretados estamos, donde sabemos que veremos cumplir la hora… pero donde salimos todos con una sonrisa, felices por vernos ahí y por sellar el año con nuestro esfuerzo en estos 10 km.

Soy de Madrid, he nacido aquí, vivo aquí y mi alma pertenece a este asfalto. ¿Y si resulta que corro despacito precisamente para agradecerle todo lo que me da y lo que me hace sentir?

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, niño(a), exterior y primer plano

Corro con las piernas, con el corazón y sobre todo con el alma, agradecida por poder estar un año más en esta bendita San Silvestre y disfrutar de un deporte que me hace mejor persona, que me ha enseñado tanto, que me ha puesto a prueba y que me ha traído a Zancadas y a muchas de las personas que llevo en el corazón. Sin vosotros, Zancadas, mi vida no sería igual.