Media maratón de Lucía y Ángel en Valladolid

Las mejores decisiones son aquellas en las que la razón acompaña al corazón. El corazón orienta y la cabeza decide y sino que se lo digan a nuestros compis Lucía y Ángel…

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, calzado y exterior

—-> LUCÍA:

Pues al final llegó el día, mi segunda media maratón pero la primera en la ciudad donde crecí y donde conocí a quien hoy comparte conmigo su vida, 3 hijos y su primera media maratón.

La preparación ha sido dura, ir incrementando kilómetros y entrenos en pleno verano, con calor, en la playa mientras todos los demás disfrutaban de sus vacaciones es duro, pero todos los días llegaban fotos de compañeros que me daban ánimos para calzarme las zapatillas.

También es difícil salir sola, porque si yo salgo Ángel cuida de los niños y viceversa…pero el objetivo estaba ahí, así que había que intentarlo.

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, de pie y exterior

Poco a poco fueron pasando los días y llegó la semana en cuestión. El día previo llovía a mares en Valladolid, lo cual no impidió que a pesar de haber dormido poco más de 4 horas me levantara con toda la ilusión del mundo.

Pasé los minutos previos con muchos nervios, con Ángel y con Jorge, mis compañeros de carrera (compañeros relativos porque vuelan) y todo el recorrido con la emoción de no saber dónde iba a encontrar a mi familia y amigos animándome.  Vi a mis hijos con mis padres y Javi, mi hermano, en el km 5, en el 15 y en meta.

¡Eso fue lo mejor! Las caras de mis tres enanos con la emoción de verme correr, entrar en meta, recoger la medalla, chocarles la mano cuando pasaba a su lado y recibir sus besos… Piensan que su madre ha ganado la carrera, para ellos las gano todas!! Esa emoción no tiene precio. Mis amigos en la meta, las cañas de después para recuperar…

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, primer plano

Fue dura, no por el trayecto en sí sino porque iba un poco renqueante de una lesión que arrastro desde hace meses pero aún así me iba acordando de todos mis compañeros de Zancadas: Dani, Elena, Maite, Mónica…, sobre todo de Loli y Marta mis compañeras de rodajes dándome conversación y sobre todo ánimos cada kilómetro (no sabéis cuanto me he acordado de vosotras todo el recorrido) y de Raúl y de Natalia, los artífices de que a día de hoy pueda decir que he acabado dos medias en unos meses, algo que si me lo hubieran contado en algún momento de mi vida me hubiera dado la risa. Solo espero que esta sea la segunda de muchas más y que soy muy feliz de haber encontrado a mi familia amarilla en el camino.

Gracias todos los que habéis hecho de este día un día tan especial y que siempre recordaré con cariño.

—-> ÁNGEL:

Ángel, ¿ Qué te parece si nos apuntamos a correr?. Todavía recuerdo la pregunta que, ya hace más de una año, me hizo Lucia cuando volvimos de vacaciones de verano.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo

Quien me iba a decir que un año más tarde iba a conseguir acabar una carrera de 21km!!!. Más aún cuando, no era la primera vez que habíamos empezado un propósito de este tipo que, a casi todos los mortales, alguna vez en la vida se nos pasa por la cabeza especialmente a finales de verano o cuando estamos comiendo la última uva el día de nochevieja.

Pero esta vez ha sido diferente, y la razón, es nada más y nada menos que un club que se llama “ATLETISMO ZANCADAS”. Las razones han sido varías, desde el aliento y las motivación que desde el primer día nos habéis brindado hasta los consejos que justo antes del día de la carrera Raúl nos enviaba por Whasapp.

Y es que aunque para Lucia no era la primera vez, para mí era algo que, sinceramente, veía complicado ya que, ni soy tan constante como Lucia, ni muchas veces tengo tiempo para salir a correr.

Atrás ha quedado la primera vez que me puse unas zapatillas de correr en la que fui incapaz de correr más de dos minutos seguidos, o las noches de invierno que cuando Lucia volvía de entrenar con el grupo a las 21:30h , yo me ponía las mallas para dar vueltas por el Bellavista y “echar la llave” al parque porque a esa hora, en invierno, no quedan más que cuatro gatos. Y llegó un día en que, no recuerdo si por casualidad, o porque alguno de vosotros se lo comentó a Lucía, vimos que para el 22 de Octubre se celebraba una Media Maratón en Valladolid. A priori parecía asequible, un perfil llano y corriendo por lugares en los que más de un día Lucia y yo habíamos vuelto a altas horas de la mañana durante nuestra época de Universidad. Pero sobre todo cumplía un requisito casi indispensable para nosotros y es que teníamos niñeros para quedarse con los tres enanos y hacer la carrera juntos.

La imagen puede contener: una persona, sonriendo

Así, que antes de que me pudiera arrepentir, Lucia pagó las inscripciones y ya no había vuelta atrás. Planificamos las vacaciones de verano para hacer un descanso de dos semanas, y empezamos poco a poco a salir a correr. El calor, las vacaciones,… la verdad no ayudaron mucho a preparar la carrera, pero a pesar de ello conseguimos acabar el plan de entrenamiento de ZANCADAS.

Y llegó el fin de semana de la carrera, camino de Valladolid y con propósito de descansar para llegar con fuerza a la carrera.

El día empezó pronto y es que algo se olía la pequeña que decidió que a la 1:30am era hora de levantarse. Desde ahí hasta las 5:00am durmiendo con el mediano y dando la mano a la pequeña para que se durmiera. No obstante, nada que no nos haya pasado a Lucia a mí en alguna que otra ocasión.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior

A las 8:00am sonó el despertador y con más sueño que otra cosa nos levantamos Lucia y yo a desayunar. Dos rebanadas de pan, un plátano y un vaso de café con leche imprescindible para abrir los ojos. De ahí hasta el momento de salida el tiempo pasó volando, cinco minutos trotando por el Parque Grande para calentar y a dispuestos a la línea de salida. Mi objetivo, intentar coger la bola del 1:50h. Así que sonó el pistoletazo de salida y allí estaba ya corriendo. El perfil era llano así que aunque empecé algo más despacio de lo previsto, cuando pasé por el km 5 ya iba de al lado de la bola del 1:50h. Pasé el avituallamiento del kilómetro 5 sin coger agua y me preparé al lado izquierdo en el kilómetro 7 ya que sabía que tres enanos iban a estar allí para chocarme la mano y llevarme al kilómetro 10 casi sin darme cuenta. Empezaba la segunda vuelta al circuito y antes de coger la botella de agua, saque un gel del bolsillo y empecé a subir un poco el ritmo con el objetivo de colocarme a 5 minutos/kilometro hasta el final. Poco a poco dejaba atrás la bola del 1:50h y me acercaba a la de1:45h pero todavía seguía muy lejos. Km 15 y no sé si, por subir el ritmo o porque ya llevaba casi 1h y 20 minutos corriendo, empecé a notar que se me iba acabando la gasolina. Así que de nuevo me coloque a la izquierda para llegar al km 17 y buscar otra vez el aliento de los peques, pero en esta vuelta no estaban, por lo que me imaginé que se habrían ido a la meta para vernos llegar, así que ya no podía fallar, había que llegar como sea. Ya estaba llegando al kilómetro 20 cuando empecé a oír el bullicio de la llegada, solo quedaban 1000 metros que se me hicieron casi tan largos como los anteriores 20km. Estaba hecho, cuatro “ZANCADAS” más y estaba entrando en meta. Solo quedaba acordarme de alguna persona que ya no está conmigo y de este club que entre todos (me permito el lujo de incluirme) hacemos muy grande.

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, exterior

Después de leer a nuestros compis, ¿qué es primordial?, ¿el corazón?, ¿la razón?, nosotros nos quedamos con una frase que nos encanta:

Y es que como hemos podido comprobar por nuestros compis…El corazón tiene razones que a veces la razón ignora, porque la mente, …está en el corazón.