MADRID NOS ENCANTA

Desbordamos alegría por los cuatro costados con el gran día de atletismo que difrutamos ayer. Fue una verdadera fiesta tener a tantos corredores de Zancadas participando en las diferentes pruebas de EDP rock´n´roll Madrid.

No podemos estar más contentos y orgullosos de todos los retos conseguidos en este fin de semana y de ver a nuestros atletas cruzando la meta con una enorme sonrisa en el rostro y en el corazón.

Loli y Susana abrían el día participando en los 10K. Después de entrenos y de muchos km en las piernas, Susana nos confiesa que su alegría fue máxima durante toda la prueba y Loli disfrutó en cada Zancada. Bravo, chicas, sois unas luchadoras!!

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, exterior

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pie

En media maratón nuestra representación era muy nutrida: Marta, Lucía, Szilvia, Mayte y Virginia por parte de las chicas y Ángel, Kino y Dani por parte de los chicos. Además se sumaron José Luis y Óscar para acompañar y dar ánimos a lo largo de los km. También se animó Bea, que disfrutó de cada Zancada y de vivir este día junto a todo el equipo.

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior

La imagen puede contener: 12 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie y exterior

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo

Las sensaciones de Marta fueron excelentes durante toda la carrera. Su gran temporada de entrenos dio resultado, verla correr disfrutando fue todo un regalo.

img-20190427-wa0037Virginia nos cuenta su experiencia en su primera media maratón: “Ha sido BRUTAL!!!! Para mí lo mejor la salida, con toda la ilusión y ese hormigueo en la tripa, el ambientazo que había ponía los pelos de punta…Algunos km me han resultado muy duros y me asaltaban las dudas de si iba a ser capaz de terminarla…y al final lo he conseguido… Me quedo con muchos momentos y dos de ellos han sido cuando Susana y Loli me han aplaudido en el último km. Oír que alguien gritaba mi nombre y encontrarme con dos caras conocidas ha sido muy emocionante y el abrazo espontáneo que ha surgido cuando a los pocos segundos de cruzar la meta nos hemos encontrado varios compañeros de Zancadas. Os la recomiendo, yo desde luego el año que viene no me la pierdo”.

Lucía, emocionadísima, también nos comparte su experiencia: “Yo creo que aún no soy muy consciente de lo que ha pasado hoy. Si hace tres meses me cuentan que iba a completar una media maratón no me lo hubiera creído. Es un reto que siempre me ha parecido inalcanzable y seguro que lo seguiría siendo si no es por Zancadas. Para mí ha sido una carrera con muy buenas sensaciones, he alucinado de lo que se puede conseguir con una buena preparación. El último kilómetro se me ha hecho duro, pero he visto a Loli y a Susana y sabía lo que me esperaba en la meta que es lo que me ha llevado en esos metros tan duros hasta el final, el abrazo amarillo colectivo de Zancadas!!!! He pasado los últimos metros buscándoos, Bea, Dani, Marta…todos vosotros sois únicos y valéis tanto!!!! Así que solo puedo daros las gracias a todos, y gracias a Szilvia y Marta por pasar conmigo esos momento previos tan mágicos antes de la salida, el día de hoy lo recordaré siempre!!!!! GRACIAS

img-20190427-wa0077También Szilvia se enfrentaba a esta distancia por primera vez y sus sensaciones fueron excelentes: “Acabo de terminar mi primera media maratón, y sin duda voy a repetir. Me encanta madrugar estos días y ver como los corredores se reúnen desde diferentes puntos para correr. Gracias a mis compis Lucia y Marta salimos de Rivas con tiempo. El Cercanías estaba lleno de ilusiones y expectativas de los maratonianos con caras alegres y sonrientes. Al llegar, el ambiente siguió subiendo, la música nos animó a sacar lo mejor de todos. Salimos de la meta sin darnos cuenta de que aquí empezó un nuevo reto, mi primera media maratón. Los primeros 15 km pasaron volando, incluso el repecho de Velazquez me pareció fácil. Sobre el km 18 me empezó a entrar la fatiga, pero con cabeza conseguí  superarlo diciéndome -Ya verás que lo puedes acabar-. Y lo acabé, con las piernas cansadas, sin parar y orgullosa de conseguir esta medalla que voy a recordar siempre. Gracias a todos vosotros de Zancadas por acompañarme en los entrenamientos, en la carrera y por la motivación!”

También tuvimos representación en la distancia de Filípides: Carlos, Javi, José, Kote y Luis demostraron que Zancadas lucha por cada uno de los temidos 42 km.

La imagen puede contener: 9 personas, personas sonriendo, personas de pie, pantalones y exterior

Luis se estrenaba en esta distancia así vivió la carrera “Coincidencias de la vida, este año el maratón de Madrid de 42km celebraba su 42 edición y yo he cumplido 42 años. Así que era mi año y sin pensarlo mucho me inscribí con el único objetivo de acabarla pero con el plan de entrenamiento de estas doce semanas y los ánimos y muestras de cariño de esta familia Salgo detrás del globo de 3:30 y todo marcha perfecto. Llegamos al km 21 mejor de lo esperado y al salir de Sol, con ese ambiente impresionante que pone los pelos de punta, veo a Raúl esperándome para acompañarme unos km. Todo iba bien, pero el tío del mazo, el tenazas y el muro se me cayeron encima de golpe. Menos mal que al entrar en la Casa de Campo estaba mi prima Bea, no me lo esperaba y gracias a ella y Raúl salí del infierno, sin piernas y con la fuerza en el corazón. Sólo podía apretar los dientes y avanzar zancada a zancada pensando en mi mujer y mis hijos esperándome en la meta. Al verles el subidón fue definitivo y además estaban mis compañeros de Zancadas gritando y animando para que lograse ese último empujón. Objetivo cumplido: maratón completada en menos de 4 horas. Muchas gracias Zancadas, muchas gracias Raúl por llevarme hasta la meta y muchas gracias prima Bea por ser como eres y entrar conmigo en meta”.

La imagen puede contener: una persona, de pie y exterior

Carlos también completó los 42 km y su experiencia nos ayuda a todos a entender y admirar la dureza de esta prueba. “Han pasado poco más de 24 horas desde que acabo la maratón y todavía están latentes muchos sentimientos, además de las pertinentes agujetas. Los primeros kilómetros se van desgranando con tranquilidad, con el ritmo planificado todo va en calma y en  orden y ya estoy en el kilómetro diez. Sigo avanzando pero parece que la bebida isotónica no ha cumplido su función y no me ha sentado muy bien, aun así continuo avanzando. Llego al kilómetro 17 y tengo que realizar una parada técnica que trastoca todos los planes. Tras unos 15 minutos e incluso plantearme la retirada de la maratón vuelvo al asfalto madrileño, retomo el  ritmo de la carrera  y cambio la estrategia: ya no habrá más bebida isotónica ni geles, el agua y los plátanos del avituallamiento serán mis aliados hasta el final. Recobrado el ritmo y la normalidad empiezo a disfrutar de las calles de Madrid hasta la tan temida Casa de Campo en la que sigo desgranando km poco a poco. Tras capear con cabeza un tramo tan complicado empiezo a ver el muro está superado y el objetivo más cerca. En la meta está mi familia animando incondicionalmente. Ver a mi mujer, hijas y mis padres y hermanos  me da un subidón total, el entrenamiento y la preparación es cosa de uno, pero sin su apoyo no lo habría logrado. La maratón tiene un punto de locura y es imposible superarla sin una preparación. Filipides: nos vemos de nuevo el año que viene”.

La imagen puede contener: una o varias personas, gafas de sol y exterior