by

II Convivencia Zancadas

Llegó el momento dulce de la temporada, el premio a un año lleno de Zancadas, nuestra “II Convivencia”, en dónde nos llevamos mogollón de detalles mágicos. Pero como todos los cuentos, comencemos por el principio, primero en Pacífico, era el punto de quedada con las mamis y papis para encontrarnos con las y los peques y partir a nuestro destino….LOS MOLINOS.

La imagen puede contener: 14 personas, personas sonriendo

Cogimos el metro para ir hasta Moncloa, desde donde salía nuestro autobús. Allí montamos entre miradas de entusiasmo de otros pasajeros, la verdad que la magia comenzaba a relucir, el conductor jugaba con nosotros a buscar coches de colores, y cuando nos quisimos dar cuenta estábamos en la última parada, para caminar hasta el Albergue. Cuando nos llevaron a la habitación la ilusión inundó a todos los peques, una habitación gigante llena de literas, en donde la amistad se hizo hueco rápidamente, todas las literas se unieron para así dormir todas y todos juntos.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas sentadas Después de colocar todo, llego uno de los momentazos, todas las almohadas de todas las camas apiladas en varias camas de arriba, un tanto extraño, pero la inocencia de los peques salió a relucir y se les escapó que estaba todo preparado para la “batalla de almohadas” para la noche, jejeje.

Enseguida bajamos abajo y comenzamos como un sábado normal, nuestro entrenamiento con un pequeño calentamiento, pero había algo diferente, la mirada de vacas y terneros justo en el muro de al lado, tras un pequeño parón en donde llegaron a poner nombre a todos los terneros, continuamos con un poco de técnica de carrera y un pequeño circuito de pruebas.

La imagen puede contener: una persona, hierba, niño(a), cielo, exterior y naturaleza

Al terminar, momento “piscolabis”, tomando unas patatuelas, pequeños bocatas, y bromeando. Cuando terminamos iniciamos el “tiempo libre” en donde jugamos al futbol, investigamos el albergue, pasando por un túnel secreto, y encontramos un pequeño “multiaventuras” en el que nos subimos a la red.

La imagen puede contener: 11 personas, personas sonriendo, personas sentadas y niño(a)

Al finalizar la comida, la hicimos en las mesas de fuera, porque el tiempo acompañaba y como que llamaba estar en el porchecito comiendo. Luego tuvimos el momento “relax” donde algunos descansaron en la camita, otros en la sombrita, y otros decidieron pasear. Cuando nos quisimos dar cuenta estábamos de nuevo en el momento “juegos” en el que tuvimos carreras de relevos pasando pruebas e incluso algunas con los ojos vendados. Al finalizar tocaba la merienda, nocilla o paté.

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, personas sentadas, personas comiendo y niño(a)

Al terminar la merienda de nuevo cerramos los ojos para en segundos convertirnos en notas musicales y ayudar a encontrar a otras notas musicales y convencerlas de que volvieran al pentagrama, así encontramos a: “Do-mino musical”, “Re-voltillo musical”, “Mi-rada atenta”, “Fa-ntasía musical”, “Sol-fea y apunta”, “¿La-Sabes?”, “¿Si-ete somos?”.

Luego la duchita para prepararnos para la cena y para el partido. En la cena no se escuchaba ni una palabra, síntoma de que la comida gustaba, sopita, patatas, croquetas, hamburguesa… y de ahí rápidamente al salón para ver la final de la Champions.

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, personas sentadas, interior y comida

La imagen puede contener: 10 personas, personas sonriendo, personas sentadas, mesa e interior

Cuando terminó no dio tiempo a celebraciones, porque nos subimos a nuestra salita para hacer nuestra “velada” en dónde actuamos, y jugamos a juegos de mímica, creo que hicimos algo de ruido, porque alguien abrió la puerta, quizás para llamarnos la atención pero al vernos a tantos, creo que se arrepintieron, porque volvieron a cerrar rápidamente la puerta. Luego nos preparamos para ir a la camita, y tuvimos nuestro momento “relax” con las linternas y hablando con las y los compis cada vez más bajito, porque al toque de queda, había que intentar dormirse…. esto último más o menos se cumplió.

Al día siguiente, desayuno, y después nos preparamos para comenzar la gynkhana por el pueblo, en donde en un cuadernillo tenían que responder todas las preguntas. Visitamos el Museo Julio Escobar, la plaza de los Caídos, preguntamos en una panadería por el bollo típico de los Molinos, compramos chuches, y luego pequeña rutita por el campo, en donde vimos caballos, ovejas, el río,….

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior

La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie

La imagen puede contener: una o varias personas, caballo y exterior

Después tocaba recoger, tiempo libre y de nuevo la comida, para finalizar con una pequeña “evaluación” y de regreso a casa con mucha tristeza porque sinceramente lo pasamos GENIAL.

 

GRACIAS POR ENSEÑARNOS TANTO, GRACIAS POR DEMOSTRAR QUE UN PEQUEÑO DETALLE ES ALGO MUY GRANDE

 

Todas las fotos aquí

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, árbol, exterior y naturaleza

 

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *