CRÓNICA DE JORGE

Por fin llegan de nuevo las primeras veces, con ese gusanillo indescriptible que te recorre por el cuerpo desde que te levantas hasta que te pones frente al arco de salida.

La primera vez que compito en una carrera desde la pandemia, la primera que hago un Trail en carrera, la primera que lo hago defendiendo la camiseta solidaria de Zancadas…todo muy emocionante, todas esas nuevas primeras veces.

Como digo, la primera vez en tanto tiempo, y no sé cómo va responder mi cuerpo después del verano y esos entrenamientos exigentes que hemos realizado.

Salgo con Ángel Liso con la máxima que la unión hace la fuerza a un ritmo llevadero para ir poniendo el cuerpo en acción y vamos juntos hasta la primera zona de avituallamiento en la cual me empiezo encontrar mejor y dejo la compañía de ángel para cada uno continuar a su ritmo.

 

Nos unimos a los que venían de la prueba larga y me voy encontrando con camisetas amigas y voy uniéndome a ellos para hacer más llevadero el camino con lo que llegamos al último punto de avituallamiento con buenas sensaciones.

Ya metido en las escaleras sigo viendo una camiseta amiga que me insufla esa energía necesaria para superarlas y ya llegamos a ver el arco de meta con la subida de adrenalina de poder acabar con esas primeras veces con un montón de compañeros en meta, que lo hace un momento especial.

Al final tienes esa satisfacción de ver que el entrenamiento y el esfuerzo veraniego mereció la pena y esperemos poder seguir disfrutando con esta maravillosa familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *