Cónica del Trail de Cercedilla de Irene

Bien mami!! Ya has llegado!!! Campeoooonaaa!! Es lo que oigo mientras cruzo el arco de meta tras 5:30h por el monte. Y no puedo contener las lágrimas, por la ilusión de ver a mi familia esperando (más de lo que yo pensaba), por el agotamiento y por el dolor de piernas.

Y es que ha sido duro… mucho.

El día no podría empezar mejor: buena temperatura, solete y muy buen ambiente, rodeada de los zancatrails, unos personajillos de otro nivel ;).

Salimos subiendo… (claro…) Siete Picos, Montón de Trigo, Peña del Águila… las vistas maravillosas, pero el terreno técnico, piedras de subida, piedras de bajada… (es montaña, ¿que esperabas?…) …costaba correr. Pasaba el tiempo, sí, pero mucho más rápido que los kilómetros. En el km 16 me quedaban pocas fuerzas, llevaba más de 3h de carrera y aún quedaban 10, avisé a Fer que me dijo «tú tranquila, disfruta» y fue como un balón de oxígeno… así que al trantrán. Corriendo cuando se podía, andando o trepando cuando no, pasando junto arroyos, pinos, zarzas, caballos, vacas y decenas de voluntarios que te animaban sin cesar, entré de nuevo en Cercedilla. Casi 27km con 1800m de desnivel, una carrera técnica, bonita y dura a la vez. Un recorrido que requería más horas de rodaje de las que yo llevaba, pero que lejos de desmoralizarme, me anima a seguir  entrenando y disfrutando de esta preciosa locura de  las carreras de montaña.

Comparte en tus redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *